Cartagena busca exhibir el expolio de Odyssey

Jose Alberto Gonzalez - La Verdad


Cuando, en 1804, frente a la costa de Portugal, un oficial de la marina inglesa exigió al almirante Bustamante que le permitiera inspeccionar la fragata "Nuestra Señora de las Mercedes", el bravo oficial de la Armada Española no dudó en abrir fuego para defender a cañonazo limpio el rico tesoro del Virreinato de Perú que transportaba desde Lima hasta Cádiz. 

Estaban en juego no sólo el honor de la patria, que en ese momento paradójicamente estaba en paz con Inglaterra, sino también 500.000 monedas de oro y plata, entre otros bienes.

Doscientos seis años después, ni el Ministerio de Cultura se ha liado a cañonazos con la empresa cazatesoros Odyssey para recuperar la carga del navío expoliada por ésta del fondo marino en mayo del 2007, ni los responsables del Museo Nacional de Arqueología Subacuática (Arqua), ubicado en Cartagena, se liarán a su vez a intercambiar pólvora con los del Ministerio para que el tesoro recale en este centro.

Pero, al igual que los especialistas de Cultura acaban de ganar una importante batalla en la guerra judicial con Odyssey en Estados Unidos (EE. UU.), los del Arqua usan todas sus armas de persuasión para que el Gobierno español exhiba el tesoro en el museo que él mismo construyó como referente nacional del patrimonio estatal sumergido en mares, ríos o lagos.

El juez Mark Pizzo, de Tampa (Florida), sentenció el pasado 23 de diciembre que la compañía norteamericana Odyssey Marine Exploration debía devolver a España en diez días la carga, valorada en 500 millones de dólares. En total son 17 toneladas de reales de plata y escudos de oro acuñados en el Virreinato del Perú.

Leer más...



Mercedes odyssey marine exploration Greg Atlanta tribunal supremo portugal