Avisé a todo el mundo de lo que estaba haciendo Odyssey

Lavoz Digital


Claudio Bonifacio podría ser el protagonista perfecto de una buena novela de aventuras. En él, todo apunta al folletín. Por ejemplo: habla un andaluz mestizo y con acento italiano. Es cordial y ocurrente.

Tiene carisma. Sabe que se le considera el cazatesoros más famoso de España, pero no le gusta la etiqueta.

También intuye que, como a los buenos personajes, le acompaña un poso inevitable de ambigüedad moral, la sombra permanente de la sospecha. Lidia con eso. Es su pequeña tragedia cotidiana.

Ha dedicado su vida a buscar y rescatar galeones hundidos. Para muchos lectores de esa hipotética novela, Claudio será un héroe, un viejo lobo de mar experto en cartas de navegación, diarios perdidos, batallas y naufragios. Otros, a tenor de sus peripecias judiciales, pensarán que es simplemente un crápula.

«No soy un pirata», advierte. «En todo caso, soy un corsario, porque siempre he trabajado dentro de la legalidad, con patente de corso». Ningún juez ha demostrado todavía lo contrario. «Nunca he pretendido llenarme los bolsillos, sino llenar los museos», se justifica. «Y eso no es delito».

En los últimos 30 años, Bonifacio ha trabajado para algunas de las empresas de localización de pecios más importantes del mundo, incluida Odyssey Marine. Ha escrito artículos científicos y tratados de referencia. Ha impartido cursos para especialistas y colaborado con la UNESCO. Ha localizado buques míticos en Portugal y en El Caribe.

Pero también se ha visto relacionado con la Operación Tartesis contra el expolio del patrimonio sumergido («la causa se sobreseyó; aquel jaleo fue sólo una pompa de jabón»), y después en la 'Operación Bahía 2': «Ocurrirá lo mismo. Llevo cinco años esperando una resolución que ratifique lo que ya he gritado a los cuatro vientos: soy inocente».

Ahora, además de continuar con proyectos de sondeos y prospecciones en Latinoamérica («todos conveniados con los gobiernos de la zona»), acaba de embarcarse en un nuevo y complejo viaje: quiere aclarar las cosas, reivindicar su condición de investigador, limpiar su nombre.

Leer más...



OMEX odyssey marine exploration Subsea Discovery Channel Black Swan treasure Claudio Bonifacio